Reglas de conservación

Un buen almacenamiento de la vainilla es fundamental para conservar su aroma y evitar el riesgo de resequedad o moho.

Algunos sencillos consejos para mantener tu vainilla en buen estado:

- Entre 15 y 25 grados en un lugar seco, protegido de la luz.

- Evite la humedad y las diferencias de temperatura demasiado repentinas.

- Utilice un recipiente de vidrio (tubo o frasco) bien cerrado (evite las tapas de corcho que promueven el moho)